Crisis económicas recurrentes

La certera frase “no posible un sistema económico basado en el crecimiento infinito en un planeta finito”, es abrumadoramente esclarecedora.

Crecimiento infinito

La imposibilidad de superar los límites biofísicos del Planeta, se manifiesta y se manifestará con mayor regularidad, en forma de recurrentes crisis económicas (y por lo tanto sociales), que ponen freno y rebajan el crecimiento continuo.

Otra consecuencia aún más dramática de la expansión económica continua, es la Huella Ecológica de la humanidad. Que en la actualidad nos lleva a consumir recursos y generar residuos como si tuviéramos 1.75 planetas Tierra. De seguir este ritmo, en 2050 necesitaríamos 3 planetas para satisfacer nuestro nivel de vida.

Un ejemplo de ello es el cambio climático, pues generamos cantidades ingentes de residuos en forma de gases de efecto invernadero, más rápidamente de lo que bosques y océanos pueden adsorber de forma natural, acumulándose en la atmósfera y provocando el calentamiento global.

La humanidad sencillamente está usando más de lo que el planeta puede ofrecer, es decir estamos viviendo a crédito a costa de las futuras generaciones.

Por lo tanto, el crecimiento constante o infinito es insostenible.1

A parte de la infatigable búsqueda de aumento de la riqueza por parte de personas, empresas y estados (crecimiento infinito), el sistema económico también basa sus pilares en el libre mercado, la competitividad y la codicia individual, la remuneración del capital y la maximización del beneficio.

Mercado libre

El mercado libre es un sistema en el que el precio de los bienes o servicios, es acordado por consentimiento entre los vendedores y los compradores, mediante las leyes de la oferta y la demanda.

Esto que en un primer momento parece un buen mecanismo, cuando se aplica en un planeta de recursos limitados, conlleva y tiene dos consecuencias dramáticas:

  • Cuanto más escaso es un recurso más aumentan su valor, provocando un mayor incentivo económico para su apropiación y venta, hasta el agotamiento total de dicho recurso. Esto es especialmente traumático cuando se trata de recursos necesarios para la vida, agua, bosques, bancos de peces, animales salvajes exóticos, etc…
  • Las cosas que escasean suelen acabar en manos de los ricos, es decir de aquellos que pueden pagar más por ellas. Esto es especialmente traumático en la apropiación de recursos del Tercer mundo que hacen los países opulentos ya que pueden pagar más. De hecho, los países ricos que engloban un 20% de la población total, consumen el 80% de la producción mundial de recursos.

La mayor parte del despilfarro, del sufrimiento humano y la destrucción ecológica del mundo se debe a la acción de las fuerzas del mercado.

La competitividad y el interés (codicia) individual

Esta economía fuerza a competir constantemente en pro de un interés individual a personas, empresas y estados, en un escenario limitado de oferta de trabajos, de mercados y oportunidades de venta en el extranjero.
Y aunque hoy en día trabajamos y producimos más de lo que sería necesario en una economía sensata, se sigue obligando a todo el mundo a luchar sin cesar para ser más productivo, eficiente y competitivo que el resto, sin un fin a la vista. Lo que obliga a una constante reducción de los costes de producción, laborales, y la externalización de costes (como los medioambientales).

En una competición no todo el mundo puede ganar. Solo ganan los más fuertes y pierden los débiles, lo que contribuye a la concentración de la riqueza y la desigualdad. De hecho el 1% más rico de la población mundial acapara el 82% de la riqueza total. 2

Una economía basada en el interés y egoísmo individual, chocan frontalmente con los valores humanos más preciados que nos han hecho evolucionar como especie, tales como la colaboración, los cuidados desinteresados, la compasión, el altruismo y el cuidado del bien común.

Remuneración del capital

El capitalismo se caracteriza porque el capital tiene derecho a una remuneración, es decir cuando se concede un préstamo hay que devolver el capital más el interés.
Esta fórmula aparentemente justa y sencilla, implica que se requiere el crecimiento perpetuo y exponencial de la economía para liquidar las deudas: como las tasas de interés aumentan el pasivo total de la economía, se necesita cada vez más cantidad de dinero para devolver deudas.

Sistema Monetario actual

Con la derogación del patrón oro y la puesta en marcha del sistema de reserva fraccionada, el único límite para la creación de dinero es «mediante la promesa de pagarlo». Dado que el dinero se crea de cero con una deuda igual, prácticamente el dinero es igual a deuda, es decir si alguien posee mil millones de Euros, es porque alguien (personas, empresas, estados) deben esos mil millones.
Por tanto, este sistema conlleva las siguientes consecuencias:

  • Crecimiento perpetuo y exponencial de la deuda.
  • Inevitable espiral inflacionaria.
  • El sistema monetario obliga a que alguien esté endeudado para que haya dinero.
La maximización del beneficio (lucro) económico

Que la economía que gobierna el mundo tenga como único fin maximizar el beneficio económico, implica que, cuestiones como los derechos de los seres humanos, la felicidad de las personas y la salud de los ecosistemas que sustentan la vida, no solo sean despreciados, sino que son usados para lograr el fin supremo de conseguir cuantos más réditos económicos mejor.

Esto implica que quienes poseen el capital y los medios de producción, concentrados cada vez en menos manos, solo están interesados en producir bienes y servicios que le sean más rentables, cuyo resultado esperable es un olvido generalizado de las necesidades de la gente más pobre y del medio ambiente.

Hay una contradicción frontal entre producir aquello que más dinero da, o aquello que es más necesario para el bien común.

Como conclusión podríamos decir que los problemas sociales, económicos y medioambientales actuales, no tienen solución en una sociedad capitalista basada en el consumo. Ya que es la que los crea, por lo tanto solo se podrán resolver, por ejemplo, Tirando del Freno de Emergencia y cambiar a un nuevo tipo de sistema socio-económico.



 

  1. -Definición de sostenible: Característica del desarrollo que asegura las necesidades del presente, sin comprometer las necesidades de futuras generaciones-
  2. Es un juego de suma cero, un juego en la que la ganancia o pérdida de un participante se equilibra con exactitud con las pérdidas o ganancias de los otros participantes. Se llama así porque si se suma el total de las ganancias de los participantes y se resta las pérdidas totales el resultado es cero.